miércoles, 26 de marzo de 2014

Taller: Menstruación, sistema de guía vital



MENSTRUACÓN, SISTEMA DE GUÍA VITAL 
"Cómo comprender tus ciclos puede ayudarte para timonear tu vida hacia la salud y el sentido."

Un gran número de mujeres viven la menstruación como una molestia, una carga o casi una enfermedad. No nos han enseñado a valorar nuestro ciclo, a comprenderlo, amarlo y recoger los regalos que nos ofrece, que son muchos.  

Escuchar nuestro ciclo, aunque a veces su mensaje venga acompañado de dolor, es una gran ayuda para timonear nuestra experiencia vital. Las hormonas propician un aumento de la actividad en un hemisferio del cerebro o en el otro, según la fase en la que nos encontremos. Esto es una gran 
herramienta que podemos usar para conectar con nuestra sabiduría interior y así alcanzar una vida más completa y plena. 
Re-valorizar y comprender el ciclo menstrual supone dar un sitio a las mujeres en la tierra, lo que es un regalo y una liberación para nuestras hijas y las generaciones futuras. Construir una buena relación con nuestra naturaleza 
cíclica es el punto de partida para vivir con vitalidad y poder; afecta a nuestra vida sexual y a nuestra maternidad presente o futura. Las mujeres tenemos en nuestras manos parte del destino de la siguiente generación: “Si las mujeres-madres cambiamos, el mundo entero puede cambiar.” 

Este taller es teórico y práctico. 

Dirigido a  mujeres de todas las edades que quieran aprender sobre el ciclo menstrual, bien para aplicarlo en ellas mismas o para transmitirlo a las jóvenes que tengan cerca. 
Especialmente si tienes molestias (dolor, cambios de humor, síndrome premenstrual…) o una relación de desprecio e incomprensión con respecto a tus ciclos, si te sientes desvalorizada y con poca energía vital, si eres madre y 
en especial si tienes hijas….. 

ACLARACIÓN: Esto no es un tratamiento médico, si tienes enfermedades diagnosticadas como endometriosis u ovarios poliquísticos este taller puede ayudarte, pero no es garantía de sanación ni es sustituto de ningún tratamiento que sigas. 

FACILITADORA: Laura Martínez Hortal 
Artista, diseñadora gráfica, madre, divulgadora del poder femenino, profesora, escritora y creadora de la Agenda de la Mujer (edición 2013 y edición perpetua). Colaboradora de Mónica Felipe-Larralde y formada por ella para dinamizar grupos. Formada en el programa SAT de Claudio Naranjo,  por Quim Mesalles a través del trabajo terapéutico con sueños, teatro y clown terapéutico. 
Autora del blog: http://femeninoyplural.blogspot.com.es/ 

FECHA: 5 de Abril.
HORARIO: De 10:00 A 13:30h y de 16:00 a 19:00h
PRECIO: 45 € 
LUGAR: Espailúdic, C/Mare de Déu del Coll, 25, Barcelona
INSCRIPCIÓN: Plazas limitadas. Reserva tu plaza en ludic@espailudic.com 

También puedes apuntarte si quieres recibir más información sobre el taller dejando tu email aquí:

TALLER, MENSTRUACIÓN SISTEMA DE GUÍA

* indicates required

miércoles, 19 de marzo de 2014

Cómo el miedo y el estrés afectan a nuestro ciclo menstrual. Y 4 ejercicios para movernos hacia la confianza en la vida.

Este texto pertenece a la Agenda de la Mujer perpetua.


El ciclo menstrual es, entre otras cosas, un indicativo de salud. Nuestro sistema hormonal refleja desequilibrios a todos los niveles vitales. A nivel emocional, es especialmente sensible “al estrés” y “al miedo” que suele acompañarlo. Aunque son necesarios para nuestra supervivencia, en general, nos mantenemos en estos estados sin fundamentos reales. Voy a dedicar este capítulo a explicar los mecanismos que pone en marcha el estrés, para que conozcas por ti misma y puedas evaluar como impactan en tu ciclo. 

Nuestro sistema nervioso tiene dos mecanismos que no pueden funcionar a la vez y que están diseñados para nuestra supervivencia: el sistema nervioso simpático y el parasimpático. Cuando uno funciona el otro se apaga y cada uno tiene unas competencias.

El sistema nervioso simpático se conecta cuando estamos ante un peligro y nos permite dos opciones de actuación: ataque y huida. Nuestro cerebro genera adrenalina, entre otras hormonas. Los músculos reciben más riego sanguíneo y todas nuestras funciones fisiológicas se paralizan. Nuestra atención está dirigida a la supervivencia inmediata, nos centramos en el entorno (hacia dónde voy), el tiempo (cuánto voy a tardar), y el cuidado de nuestro cuerpo. Nuestra atención está dirigida totalmente hacia el exterior. Las hormonas del estrés en flujo continuado crean emociones como enfado, falta de energía, tristeza, depresión, obsesión por el cuerpo y egoísmo. Si estoy corriendo delante de un depredador, el cerebro no va ha dedicar energía a la sexualidad, a necesidades de evacuación o a despertar nuestro apetito. Como la menstruación forma parte de nuestros procesos fisiológicos el cerebro puede cortar su desarrollo priorizando la supervivencia.

El mayor problema que se nos presenta es que el cerebro humano no distingue entre lo que imagina, lo que siente y lo que vive de verdad. Así que una película de terror, de guerra o una noticia trágica produce la misma avalancha en nuestro torrente sanguíneo que si estuviéramos viviéndolo de verdad. Imaginarnos el peor escenario posible o producir un discurso negativo hacia nosotras y nuestras posibilidades nos mantiene presas de nuestro sistema simpático. Otro de los problemas es que las sustancias químicas que generamos son tan potentes y nos ponen tanto las pilas, que las confundimos con la verdadera vida, lo que nos convierte en muchos casos en adictos a estas sustancias químicas y nuestro subconsciente va buscando la forma de provocar situaciones que generen nuevamente el cóctel químico del estrés, para volver a sentir algo parecido a estar vivo. El sistema nervioso simpático moviliza mucha energía y está diseñado para estar poco tiempo activado porque nuestro organismo se desequilibra. 

El sistema nervioso parasimpático permite el equilibrio homeostático. El lóbulo frontal es la parte del cerebro que orquesta este modo de función. Vemos posibilidades, posibles soluciones, estamos creativos, no intentamos predecir el futuro basándonos en el pasado. Somos presente, nos olvidamos de nosotros mismos, perdemos la conciencia del entorno, del cuerpo, del tiempo y de los problemas. Nos volvemos pura conciencia. Pasamos de un estado egoísta a altruista, experimentamos el mundo enraizados en nosotros sin perder nuestra percepción interior. Podemos sentir agradecimiento, compasión, generosidad, empatía, solidaridad, alegría y ser comunicativos. Lo saludable es permanecer en el sistema parasimpático la mayor parte del tiempo (puesto que nuestra vida no peligra de manera real en muchas ocasiones) y movernos de forma puntual y armónica hacia el simpático. Esto nos mantiene en un estado de equilibrio hormonal.

EJERCICIOS PARA MOVERNOS DEL MIEDO Y EL ESTRÉS A LA CONFIANZA EN LA VIDA. 
Vía mental: Cambia tu discurso interior por afirmaciones como: “Sé que puedo”, “Confío en mi capacidad de responder ante cualquier situación”, “Tengo talento y potencial”, “Estoy segura y a salvo”. 
Vía física: Respirar abriendo la parte posterior de la garganta y moviendo el diafragma (por él transcurre el nervio vago, responsable de cambiar la química hormonal) tiene un efecto sorprendente. Tomar magnesio.
Vía emocional: Genera dentro de tu corazón la emoción de agradecimiento. Siéntete agradecida por todo, por lo más mínimo. Es más efectivo antes de dormir y al despertar.
Vía de la conciencia: Pasa tiempo a solas, en silencio, medita diariamente y haz relajaciones.

FUENTES:
Dr. MARIO ALONSO PUIG. Reinventarse. Ed. Plataforma 
Dr. JOE DISPENZA. Deja de ser tú. Ed. Urano

Aprovecho para recordar que mi próximo taller será en Barcelona. Haz clic en la imagen para ampliar información:




Si quieres recibir gratis los textos de la Agenda Mujer 2013 (diario de la mujer cíclica), déjame tu email aquí abajo y te la mando lo antes que pueda. También puedes seguirme por Facebook para seguir en contacto con este blog.


Si quieres recibir mi newsletter, apúntate!

jueves, 13 de marzo de 2014

Reinventar mi vida con cada ciclo

Este es uno de los textos que escribí para la Agenda de la Mujer y que no incluí porque todos los textos de la publicación son mucho más rigurosos, contrastados y científicos. Es un resumen de una teoría que vengo desarrollando hace casi un año. Usar los cambios de nuestra menstruación como apalancamiento para transformar nuestra vida. A ver que os parece?



Parece que el patrón de cuatro fases para marcar un ciclo es recurrente en la naturaleza: las estaciones del año, las fases de la luna, nuestro ciclo menstrual...Las escuelas de sabiduría ancestral crearon el sistema de signos que hoy conocemos como el Tarot y las barajas reduccionistas que surgieron a partir de él (como la española, que eliminó las reinas). Alejándonos de todo el desprestigio y denigración al que se le ha sometido por su uso para adivinación, el tarot es en sí mismo un libro de sabiduría.
La baraja se divide en cuatro palos: oros, espadas, copas y bastos. Estos cuatro palos representan las cuatro vertientes del conocimiento de la realidad: física, mental, emocional y espiritual.
Recientemente se ha descubierto que dentro de nuestro cuerpo tenemos tres cerebros; el cuarto por supuesto no se ha encontrado porque corresponde a la dimensión más intangible, la conciencia.

Así que para comprender cualquier experiencia o realidad hay que contemplarla desde estos cuatro aspectos. Observando mi ciclo, he descubierto que en cada fase se polariza uno de estos aspectos de la realidad. Esto me está ayudando a crecer porque puedo observar mi vida y actuar cuando estoy más preparada para tomarla en cada una de las caras del prisma. Lo que quiere decir que en cada ciclo tengo la oportunidad de cambiar mi realidad, de reinventarme. Las fases no son compartimentos estancos y es difícil separarlas totalmente, pero aquí sugiero algunas indicaciones.

En la fase preovulatoria estoy polarizada en el aspecto mental de la realidad. Mis capacidades analíticas, matemáticas y racionales se multiplican. Los pensamientos son muy poderosos y optimistas, así que puedo observar cuáles son mis pensamientos sobre las cosas y comenzar a cambiarlos. Las creencias, ideas y conceptos que tenemos sobre la vida, especialmente sobre lo que no funciona bien en ella, conviene revisarlos y cambiarlos. Escribir nuestras creencias sobre alguna situación y nuevas creencias mediante afirmaciones positivas y repetirlas es el primer paso para rediseñar nuestra vida. Es el momento para trazar un plan de acción.

En la fase ovulatoria estoy activa; me siento cómoda y me manejo bien en el aspecto físico y material: el sexo, las relaciones sociales, el movimiento, la economía... Es una fase para actuar y ponernos manos a la obra para cambiar aquello que necesita un cambio en nuestra vida y que hemos descubierto en la fase previa. Tomamos como mapa de actuación todo lo diseñado en la fase preovulatoria.

En la fase premenstrual estoy más emocional. Conforme avanza esta fase estoy más conectada conmigo misma. Suelo tener facilidad para poner más atención en los aspectos de mi vida que no funcionan bien. También puedo ser mucho más creativa. Lo que se materializa en esta fase viene más de la emoción, de adentro. Y en esta fase nos equilibra nutrirnos de belleza porque tenemos más receptividad. Es muy útil en esta fase usar la parte emocional para manifestar la realidad que queremos haciendo visualizaciones muy sentidas de aquello que hemos diseñado y para lo que estamos trabajando. Imaginar cómo queremos que sea nuestra vida y deleitarnos en ello puede ser un gran apoyo en el proceso. Permitirnos imaginar, sentir, soñar. Un ejercicio interesante es escribir 101 deseos, sueños que quiero ver realizados en mi vida.

En la fase menstrual, aflora la conciencia. En esta fase estamos más cerca de nuestro ser, de quien somos realmente y conectadas con el inconsciente colectivo. Cuanto más entrenadas estemos en observarnos, más fácil resultará (el mejor entrenamiento es la meditación). Usamos esta fase para la búsqueda del sentido, para orientar nuestra vida y enraizarla en nuestros deseos del alma. Damos importancia a los sueños, a las visiones que tengamos esos días y usarlos como guía. Gracias a esta fase podemos ver la realidad profunda y completa, porque sólo con las tres anteriores corremos el peligro de confundir nuestros ideales con la realidad de nuestra vida. La naturaleza ha dispuesto en fases estos “darnos cuenta” porque no es fácil seguir una intuición. Necesitamos ir poco a poco, confiando en pequeñas cosas, contradiciéndolas para darnos cuenta que nos guiaban bien... Hay que construir un puente antes de dar grandes saltos, por eso recomiento seguir un diario intuitivo y de sueños. Estas intuiciones nos servirán de guía para un nuevo comienzo.

Si te ha gustado es te post y quieres estar al día de lo que pasa por este blog, recibirás gratis los textos de la Agenda 2013. 

Apúntate!

viernes, 28 de febrero de 2014

5 maneras naturales de tratar el dolor menstrual


“La regla no debe doler “ y sin embargo mas de un 60% de las mujeres padece dolores menstruales (dismenorrea) lo que representa un claro síntoma de que nuestro estilo de vida no se ajusta a las necesidades de nuestro cuerpo de mujer.

¿Por qué duele la regla?
El dolor lo provocan los espasmos o contracciones que nuestro útero (músculo rígido y contracturado en muchos casos) produce para expulsar el óvulo y el endometrio (la capa de nutrientes preparada para alimentar al posible bebé). Ahora explico como suavizarlo:


Fotografía cogida de internet. Autor desconocido.

  1. Comer sano: Es importante reducir las sustancias inflamatorias. Como los lácteos no ecológicos (en especial helado y yogur), los dulces, los carbohidratos refinados (galletas, bollería, pasteles, patatas fritas..), la carne roja y la margarina. Y aumentar la ingestión de aceite de pescado Omega3. Puedes tomar un suplemento o comer sardinas 3 veces por semana o una cucharada de aceite de semillas de lino diaria. Una dieta rica en vitamina B y magnesio puede mejorar notablemente las molestias menstruales.
  2. Conocer y valorar tu ciclo. Personalmente lo que más me ha ayudado ha sido conocer mi ciclo. Saber que voy cambiando mi sensibilidad y mi enfoque en el transcurso de las cuatro fases de mi ciclo. Brevemente diré que hay una mitad del ciclo en la que estamos hacia adentro y la otra mitad hacia fuera. En la fase menstrual y premenstrual se registra mayor actividad en el hemisferio derecho del cerebro (inconsciente e intuitivo) y en la fases ovulatoria y preovulatoria en el hemisferio izquierdo (racional y lógico). Es posible usar esta peculiaridad a nuestro favor. Pretender vivir como si siempre fuésemos iguales es fuente de frustraciones y pérdida de energía. Aprender a respetar estos cambios constituyo la desaparición del dolor menstrual en mi vida, para mí fue importante llevar un registro escrito de los cambios que iba experimentando. Si quieres saber más sobre el tema puedes leer este artículo o dejarme tu email al final de este post para que te envíe gratuitamente los textos de la agenda 2013. También puedes comprar la Agenda con diario menstrual perpetua sin gastos de envío desde aquí y aprovechar la promoción de lanzamiento
  3. Relajar el útero. El útero es un músculo y como tal es posible relajarlo. Se sabe que las emociones no expresadas se refugian en el cuerpo creando corazas musculares e incluso enfermedades. En nuestra sociedad patriarcal todo niño crece en la represión, pero esa represión es especalmente dura para las niñas. Cada abuso, cada "no te toques", cada "cierra las piernas", cada "eso es de marranas", cada "cállate"…se guarda en nuestro útero esperando pacientemente para ser llorado, gritado o pateado algún día. El dolor menstrual nos conecta cada mes con estos dolores olvidados. En la Agenda de la mujer perpetua dedico un capítulo a la gestión del dolor menstrual-emocional. Se titula  “Dolor, sendero hacia mí misma”. La buena notica es que existe un modo de relajar el útero. Mónica Felipe-Larralde hizo un estudio y creó una relajación que puede descargarse gratis desde su web. Los resultados con el tratamiento del dolor han sido espectaculares.
  4. Masajes y aceites esenciales. Aplicar compresas de aceite de ricino en la parte inferior del abdomen por lo menos tres veces a la semana durante varios meses. (no si estas sangrando mucho) Esto reduce las hormonas del estrés. Para aliviar el dolor durante la menstruación recomiendo darse un Masaje muy suave sobre el abdomen con un aceite antiespasmódico: mejorana, lavanda, manzanilla, salvia lavandulifolia, dispersará casi siempre el dolor. También supone un alivio aplicar calor en la zona. Aquí puedes saber más sobre aceites.   
  5. Disminuir el estrés. El estrés y el exceso de dulces son el caldo de cultivo de las reglas dolorosas. Las hormonas del estrés (cortisol y noradrlenalina) provocan inflamación de los tejidos, la insulina es la hormona que procesa la glucosa si tenemos sobreprodución de estas hormonas se produce una sustancia química inflamatoria (prostaglandina F2 que se encuentra en el revestimiento del útero) La inflamación es la base de las molestias menstruales. En la Agenda de la mujer de este año dedico un capítulo a como el estrés afecta a nuestros procesos fisiológicos y algunos ejercicios para gestionarlo. Un replanteamiento de nuestras prioridades y nuestro estilo de vida, parar y respirar con el diafragma y una dieta rica en magnesio son grandes aliados para una mejor gestión del estrés.

Nuestra sociedad nos enseña huir del dolor. Y no todo es malo en él, nos frena y nos hace conscientes, sirve como recordatorio de que hay que hacer modificaciones en nuestra vida y sirve para sintonizar con nostras mismas, con nuestra sabiduría y para limpiarnos de dolores emocionales estancados. Tomar siempre antinflamatorios y o la píldora anticonceptiva  para paliarlo es como poner una pegatina sobre el piloto rojo que nos avisa que tenemos una avería en el coche.

Y tú, que haces para aliviar el dolor menstrual? Déjame tu comentario, podemos ayudar a muchas mujeres.

Post relacionados en este blog y en otros:



Si quieres recibir los textos de la agenda 2013, apúntate!


martes, 11 de febrero de 2014

Binta y la gran idea, un corto para divertirse y reflexionar

Binta y la gran idea, es un corto que no tiene desperdicio, está hecho con gran maestría, humor y desvela una gran idea. Que por otra parte es una gran verdad, pero no voy a desvelar el final!


Binta Y La Gran Idea (2004) Cortometraje from toto on Vimeo.

Después de disfrutar, cuento un poco lo que me ha movido a mí a plantearme, entre otras cosas.
Me ha interesado especialmente la realidad de la mujer en África, que no es muy distinta de la de nuestras abuelas.

No sé cuando, ni por qué, ni a quién se le ocurrió dividir los quehaceres de la vida y de la supervivencia en trabajo y labor. El trabajo está retribuido económicamente y la labor no.
Los dos son igualmente necesarios y valiosos, todo el mundo lo sabe. Aún así la mitad de la población se dedica a labores del hogar y de cuidado sin obtener a cambio lo que más valora nuestra sociedad: "dinero y prestigio social". Así que para sostener esta división del trabajo y del poder fué necesario restringir el acceso de la mujer a la cultura, a la alfabetización y a la vida pública a la educación, además de reprimirla para que crea firmemente que ella no vale tanto como un hombre, que no merece y que no es digna. Cada sociedad se ha encargado de hacerlo con más o menos eficacia usando la educación y la propaganda.

Las diferencias entre una mujer africana y una occidental es básicamente el dinero y la tecnología a la que tenemos acceso. Aquí hasta el más pobre tiene una lavadora en casa, lavavajillas, secadora, asipiradora...seguimos necesitando destinar un tiempo y un esfuerzo a la labor, pero es mucho menor. En mi pueblo en los años 50 se lavaba la ropa en el río, las mujeres pasaban dos días enteros de sus semanas dedicadas a lavar la ropa de toda la familia. Aquí y ahora, los hombres son mucho más conscientes de que hay que repartir y nosotras más cultas pero aún así hacer labores se considera una actividad de segunda. Lo que hoy me pregunto es ¿cómo hubiese evolucionado el reparto de las labores si no hubiese habido dinero y por lo tanto tecnología?, ¿No sería más justo y adecuando asignar un salario a la labor?

Hasta aquí mi pequeña reflexión de hoy. Y aprovecho para invitaros asistir a las Jornadas Mujer despierta que se están organizando para el 19 y 20 de Marzo, en la que tendré un espacio para una charla. Si no puedes asistir apuntaté a la newsletter de las Jornadas para recibir los vídeos cuando estén. Una de nuestras ponentes es Soledad Vieitez, profesora de Antropología especializada en feminismos africanos. A mi me gusta su percepción. Os dejo un Vídeo.

 

lunes, 3 de febrero de 2014

¿Cómo evitar criar un Woody Allen?

Hoy estoy muy revuelta. El escándalo de los abusos de Woddy Allen a destapado la hoya,  he leído varios post y muchas mujeres confiesan, destapan y muestran cicatrices.  

2 de cada 3 mujeres del mundo han sido abusadas sexualmente o violadas lo que significa que entre nosotros hay un altísimo porcentaje de hombres capaces de perpetrar ese tipo de acto. Como madre de un niño varón me pregunto en que momento la inocencia de un niño deja paso a la insensibilidad para aprovecharse de la indefensión de otro, dejando marcas de por vida a cambio de un beneficio efímero y fugaz.

Desde que nació mi hijo, mejor dicho, desde mi embarazo el tema de los abusos ha golpeado las puertas de mi pensamiento y ha rebotado en mis emociones una y otra vez. Yo no recuerdo abusos sexuales en mi primera infancia, aunque sí en la adolescencia. Toda niña pequeña en un marco patriarcal es víctima de abusos emocionales como mínimo. Las consecuencias de eso es una desvitalización y falta de firmeza que abren camino a futuros abusos y/o dificultades para marcar límites en las relaciones. Y como no puede ser de otra manera, también afecta a nuestra forma de criar y educar a nuestros hijos que son la semilla de una nueva sociedad.

Por una parte sé, que en la infancia se gesta todo y por otra sé, que el libre albedrío existe, siempre podemos elegir. En parte el abusador, no elige no hacerlo porque sabe que la ley y la sociedad se lo permite. Hay montones de casos como el de Woody Allen, de hecho la mayoría en los que es la víctima quién acaba siendo juzgada y siendo la culpable a vista de todos o silenciada para evitar el escándalo a las familias.

Me asusta que alguien pueda abusar de mi hijo y también me asusta que él pueda abusar de otro alguien. Él va ha establecer una forma de relación con las demás personas cimentada en la primera relación significativa de su vida. La relación con su madre. Muchos otros factores influyen, pero éste, puede ser determinante. Sabemos que muchos abusadores han sido niños abusados sexualmente, pero no todos. Yo me pregunto cuanto influye una madre que fue víctima de abusos en la relación que construye con su propio hijo.  No somos ni podemos pretender ser perfectas o ser quién no somos pero sería bueno hacer un repaso a la crianza y a la educación que son las raíces de una sociedad cuyo sistema de relaciones está demostrando estar podrido.

Yo no sé las soluciones y ni mucho menos quiero crear culpa a las madres. Hacemos lo que podemos. Criamos con lo que hay, con lo que somos, no con lo que pensamos o leemos. Aquí lanzo algunas ideas que me parece que pueden afectar al comportamiento relacional futuro de nuestros hijos asocido a los abusos:


  • La falta de firmeza reiterada por parte del los padres. Yo soy muy flexible pero me pregunto si los continuos noes que se convierten en sies por no escucharlos llorar puede confundirlos a la hora de entender que quiere realmente otra persona. 
  • La falta de límites puede incapacitarlo para reconocer límites en otros contextos.
  • Los abusos de autoridad que tiene que aceptar sin entender y que un día los soltarán sobre otro alguien. No hay más que echar un ojo a los patios de los colegios para ver que el abuso de niños mayores a pequeños es habitual. A veces es muy difícil, incluso inevitable imponerse pero se puede negociar en lugar de imponer el autoritarismo. Yo tengo la intención pero no siempre lo consigo.
  • Hacer lo que el niño quiere aunque no te apetezca. A veces las madres de la crianza "respetuosa" olvidamos respetarnos a nosotras mismas, olvidamos nuestras necesidades. Se nos olvida que los hijos aprenden del ejemplo, no respetarnos a nosotras mismas no es manera de enseñar respeto. Recuerdo cuanto me molestaba (a partir de los dos años) que me sacara la teta sin preguntar, en cualquier parte. Lo fuí enseñando y marcando límites pero durante un tiempo lo permitía por ahorrarme la rabieta o sencillamente porque no estoy muy conectada con lo que quiero y lo que siento. 
  • El tabú del sexo. En la mayoría de los hogares de hoy día el sexo sigue siendo un tema del que no se habla. La escasa educación sexual, tanto en niñas como en niños les hace asocial todo lo relacionado con sexualidad como malo. No tienen información, ni confianza para hablar de estos temas y menos capacidad de reaccionar cuando se presentan las situaciones.
  • La represión emocional. Los niños no lloran se solía decir y todavía lo dicen muchos abuelos. Cuando uno es reprimido puede reprimir a otro y cuando bloqueamos la emoción nos resulta más difícil empatizar con el otro.
  • La represión sexual. No te toques, eso no se hace...Esto no ayuda a canalizar el impulso sexual de una manera sana. Cuando se reprime mucho, acaba saliendo en el peor momento y de la peor manera.
¿Qué añadirías a la lista? Habías pensado en esto antes, ¿Sabes del tema más que yo? ¿Quizá podamos aprender unas de otras? Si quieres déjame tu comentario podemos ayudarnos a hacer de este mundo un lugar mejor.
- Si sufriste abusos sexuales en la infancia y sientes que es bueno hablar de ello en un espacio como Pikara: participa@pikaramagazine.com


Si quieres recibir gratis los textos de la Agenda Mujer 2013 (diario de la mujer cíclica), déjame tu email aquí abajo y te la mando antes de las próximas 24 horas. También puedes seguirme por Facebook para seguir en contacto con este blog.

Si quieres recibir mi newsletter, apúntate!