jueves, 2 de enero de 2014

Aborto y gestión autónoma de nuestra fertilidad


Suelen tomarse resoluciones legislativas en épocas vacacionales cuando el ánimo está levantado y nos encontramos distraídos y ocupados entre viajes, fiestas y reencuentros. (Se sube el IVA en Agosto y se aprueba la ley del aborto en Navidad). 

Yo todavía no me he pronunciado ante esta última ley. Hoy no quiero extenderme, solo diré que un aborto no es algo inocuo, nunca he vivido uno, pero he visto mujeres llorar durante horas en grupos terapéuticos por abortos intencionados ocurridos muchos años antes. Consciente de que es así estoy segura de que la decisión última debería recaer sobre la mujer que va ha vivir esa experiencia. 

Ahora con la ley aprobada lo único que no nos pueden quitar es el conocimiento. Cuantas más mujeres sepamos cómo evitar un embarazo no deseado con la mínima intervención y dependencia de personas, artilugios y fármacos externos mayor será nuestra libertad. Quizá desde un punto de vista más espiritual el objetivo de esta ley sea que se extienda el saber, que todas conozcamos nuestros ciclos, nuestros cuerpos y que seamos capaces de gestionar autónomamente nuestra fertilidad para hacernos más libres y poderosas. 

El siguiente texto corresponde a uno de los capítulos de la Agenda de la Mujer de este año (puedes saber mas sobre ella y adquirirla aquí) 

FERTILIDAD NATURAL. LIBERTAD Y PODER

Desde siempre las mujeres y las sociedades han sabido como regular su fertilidad, usando hierbas espermicídas o abortivas. Haciendo uso del conocimiento. Ahora hemos dejado en manos de la ciencia, la tecnología y la farmacéutica todo el poder sobre nuestros cuerpos.

La mayoría crecimos con la idea de que siempre somos fértiles, que cada vez que fuésemos penetradas sin protección podíamos quedar embarazadas. Por eso, muchas hemos accedido a alterar nuestro delicado equilibrio hormonal tomando hormonas sintéticas a través de la píldora u otros anticonceptivos diariamente. Nos inculcaron que para tener sexo seguro tenía que mediar la industria entre nosotras y nuestros cuerpos. Informarnos y salir de la ignorancia representa la recuperación de un gran poder. Las claves para entender la regulación de nuestro sistema reproductivo podemos obtenerlas a través de la observación y conocimiento de nuestro ciclo menstrual.

Detectar la fase ovulatoria, reconociendo su patrón repetitivo de síntomas emocionales, mentales y físicos a través del uso del diagrama es un buen primer paso. Nuestro periodo fértil se hace notar a través de una serie de cambios observables: Nuestro deseo sexual aumenta, nos parece guapa y deseable más gente, nos miran más, estamos cómodas en compañía, somos más elocuentes, nos vemos y nos ven más guapas, aumenta el impulso sexual, aumenta nuestra sensación de humedad, el moco cervical se vuelve abundante y elástico (parecido a la clara de huevo) para facilitar la entrada al útero de  los espermatozoides. El cuello uterino se abre y se ensancha. La temperatura corporal aumenta con la ovulación y permanece elevada hasta la menstruación entre 0,2 y 0,5 ºC. 

*La planificación familiar natural es una alternativa inocua que consiste básicamente en que la mujer aprenda a reconocer las fases fértiles e infértiles de su ciclo aplicando un método. 
Se basa en los siguientes hechos que muchas ignoramos:
• Nuestra fecundidad es de 24 horas en cada ciclo.
• Sólo hay una ovulación en cada ciclo menstrual y en el caso de haber dos, la segunda necesariamente se produciría al día siguiente. No existen las ovulaciones extemporáneas.
• El óvulo conserva hasta un máximo de 24 horas su capacidad de ser fecundado.
• Los espermatozoides pueden vivir hasta 5 días con capacidad de fecundar dentro de nosotras. 

Existen dispositivos ideados para determinar el periodo fértil de las mujeres, algunos a través de la temperatura, otros midiendo los niveles hormonales de la orina, estudiando la saliva y/o el moco cervical y también existen diversos métodos basados en el autoconocimiento

Voy a explicar el sintotérmico por su gran eficacia, ya que se fundamenta en la observación de diversos síntomas simultáneamente: la duración del ciclo más corto, la observación del moco y la toma de la temperatura. Estas son las normas de aplicación del método: 

• Para comenzar a practicarlo debemos tener un registro de la duración de nuestros ciclos desde 6-12 meses antes. Según la duración del ciclo más corto conocido en 6 meses ( a la que restarás 20 días) o en 12 meses (a la que restarás 19 días) obtendrás el primer día fértil.
• Siempre que no tengamos sensaciones o presencia de moco estamos infértiles.
• Evitaremos el coito sin protección hasta que la temperatura basal permanezca elevada durante 3 días consecutivos y hasta que hayan transcurrido tres días pico de moco.
• Los días de menstruación se consideran infértiles siempre que se tenga constancia de que en el ciclo precedente hubo ovulación.

Esta información sólo es una introducción, si te decides a usar un método natural de planificación familiar, por favor, NO LO HAGAS SOLA, existen en España unos 30 profesionales formados para acompañarte en el proceso y dispuestos a desplazarse si se organiza un grupo. Puedes encontrar la información de contacto en la etiqueta del blog “Fertilidad” y en la página de recursos.

¿Porqué es importante tomar las riendas de nuestra fertilidad?

10 cosas que te interesa saber sobre la píldora anticonceptiva.

Más casos de daños por el medicamento anticonceptivo Nuva Ring.


Si quieres recibir los textos de la agenda mujer 2013, apúntate!

0 comentarios:

Publicar un comentario